Salsa Criolla

Salsa Criolla: un Clásico Argentino

Shares

Salsa criolla: un clásico argentino que no puede faltar en el asado del domingo. ¿Sabés cómo hacerla? Te lo contamos acá.

Si no la conocés, es porque no sos del sur de América. La criolla es una de las salsas más utilizadas a la hora de acompañar carnes asadas, pero ¡atentos! también es la elegida para saborizar carnes al horno y hasta carnes a la plancha.

Salsa Criolla¿Argentina o peruana?

Como siempre que algo resulta exitoso, todos nos arrancamos lo pelos por ser reconocidos como los responsables de su creación, pero, en este caso, la historia dice que ambos países iniciaron la práctica de esta salsa con recetas, no idénticas, pero muy similares en cuanto a los alimentos que la componen y a sus proporciones. Así que, nuestro veredicto es que la salsa criolla es: ¡del mundo! ¿Cómo vamos a privar al planeta de semejante delicia? La salsa criolla es de quien quiera disfrutarla.

Sin más volteretas, sacamos nuestra tabla de madera, el cuchillo y nos preparamos para empezar con lo que a todos nos interesa: la receta de esta salsa que sí, generalmente utilizamos en carnes, pero que también podemos sumar a guisos o a lo que les plazca y que siempre deberíamos tener en la heladera.

Ingredientes:

  • 1 cebolla blanca grande
  • 1 morrón rojo chico
  • 1 morrón verde chico
  • 1 morrón amarillo chico
  • 2 tomates perita
  • 1 cebolla de verdeo
  • 1 taza de aceite de oliva
  • 1/2 taza de vinagre de manzana
  • Condimentos: sal, pimienta, comino y ají molido.

El paso a paso

  1. Picar la cebolla y los morrones bien chiquitos.
  2. Sacar las semillas a los tomates y cortarlos en cubos pequeños.
  3. En un bowl, sumar los condimentos con el vinagre y revolver.
  4. Incorporar las verduras picadas y revolver bien todo. Añadir el aceite de oliva y dejar reposar por lo menos 3 horas en heladera antes de consumir. Cuanto más se estacione la salsa, ¡más rica va a estar!

Ahora que ya conocés los secretos de la salsa criolla, hacele las variantes que se te ocurran y ¡dále ese toque personal que siempre tienen las recetas!

Shares

Qué es el Asta de Ciervo

Shares
3

Si diste una vuelta por nuestra tienda, seguro notaste que tenemos cuchillos cuyos cabos están hechos de asta de ciervo pero, ¿sabés qué es y cómo los conseguimos sin herir ni alterar la naturaleza del animal? Quedate que en esta nota ¡te lo contamos todo!

Cabos de Asta de Ciervo¿Asta o Cuerno?

Definitivamente, asta. Los cuernos son exclusivos de otro grupo de animales, también artiodáctilos, pero de la familia bovidae. Las astas son específicas de la familia cervidae (ciervos y renos) y crecen y se caen cada año en relación a su ciclo reproductivo. Los ciervos habitan en varias zonas del mundo, por lo que se los puede encontrar en Europa, América, Asia, norte de África y algunas zonas árticas. Estos animales se alimentan de hojas, ramas y brotes de plantas y el período de gestación de las hembras varía entre ciento sesenta días a diez meses según la especie; paren una o dos crías al año que reciben el nombre de cervatos, cervatillos o gabatos.

¿Por qué utilizamos el asta de Ciervo para nuestros Productos?

El asta de ciervo ha sido usado históricamente en la fabricación de arpones, mangos de hacha, percutores o bastones y posteriormente en diferentes tipos de objetos y herramientas material macizo y duradero. En Estilo Austral aprovechamos ese material de descarte que cae de los ciervos para la fabricación de los cabos de nuestros cuchillos, sin interrumpir su ciclo natural.

Dáte una vuelta por nuestra tienda, y ¡mirá todos los modelos de cuchillos con asta de ciervo que tenemos!

 

Shares
3

Cómo preparar el mejor asado argentino

Shares
5

Si decimos asado, decimos tradición argentina. La carne a la parrilla es para nosotros sinónimo de hogar, de juntada con amigos y/o familia. Es un mimo, y el ritual perfecto para compartir con nuestros seres queridos que empieza cuando se comienza a prender el fuego y termina, probablemente, al dar las gracias por el último mate de la tarde del domingo.

Hacer el mejor asado argentino no es tarea fácil, pero tampoco es imposible. A todos nos tocó ser EL ASADOR por primera vez y, con el único objetivo de merecer ese aplauso, es que vamos a ayudarte para que tu primera experiencia en la parrilla sea inolvidable. ¿Estás listo? ¡Vamos!

Primer paso: prender el fuego

Con la parrilla limpia, acomodá algunos bollitos de papel, ramas finitas (secas) y carbón. Despacio, y sin quemarte, andá prendiendo el papel y las ramitas hasta que el fuego “agarre” el carbón y lo convierta en brasas.

Si no tenés apuro, la leña también es una gran opción para asar la carne, ya que le da un sabor ahumado, solo tené en cuenta que tarda un poco más.

Mientras esperamos que prenda el carbón, podemos ir salando la carne, de ambos lados, con sal gruesa.

¿Cuándo poner la carne en la parrilla?

Una vez que el carbón esté encendido, tenés que esparcir las brasas por debajo de la parrilla que vas a dejar a unos 15 ó 20 centímetros de altura. Con la mano, testeá la temperatura: pasala por encima del sector a donde vas a colocar la carne y contá los segundos que pasan hasta que empieza a quemar. Si contamos entre 7 y 9 segundos, significa que tenemos un fuego medio, y es un buen momento para poner la carne.

¡Primero lo Primero!

Las achuras son la “entrada” a un buen asado. El saludo de bienvenida. Ponelas primero para que salgan antes que las carnes.

Ahora sí: la carne

Recordá que cada corte tiene su tiempo de cocción: los cortes más delgados tienen que cocinarse a temperatura media por cortos períodos de tiempo, mientras que los cortes más gruesos deben cocinarse también a temperatura media, pero por períodos más prolongados.

Un truco muy importante a la hora de cocinar carnes con huesos, es colocar el hueso hacia las brasas, ya que su estructura porosa contiene mucho aire y actúa como aislante térmico, facilitando que la carne de tira se ase lentamente. Solo vas a tener que darla vuelta al final, cuando la veas a punto, para dorarla también del otro lado.

Recordá asar todos los cortes de carne de forma constante y lenta, manteniendo la temperatura media de las brasas y colocándolos siempre del lado más grueso primero.

¿Cuánto falta?

Para saber si está lista, agarrá el tenedor y apoyalo sobre la carne. Si está muy blanda, le falta cocción. Si, en cambio, la notás elástica, es porque ya está. Llevala a la mesa en una tabla de madera para que se mantenga la temperatura

*Nunca -NUNCA- cortes o pinches la carne para saber si está lista, eso le hará perder jugo y, por ende, sabor.

¡A Disfrutar!

Seguro, mientras preparabas el asado, abriste algún vino y conversaste con cada uno de los que fueron llegando a admirar tu nueva vocación de asador. Porque, como dijimos antes, el mejor asado argentino es mucho más que una comida: es familia y tradición. Es nuestro sentimiento de pertenencia y cultura. Y, ahora sí, ¡un aplauso para el asador!

Shares
5